Cómo estudiar mejor utilizando bien tus subrayadores

El subrayado es un proceso fundamental para el estudio, ya que está demostrado que mejora y facilita la memorización de los conceptos clave que necesitamos absorber de los contenidos para poder superar nuestras pruebas y exámenes. No obstante, si subrayamos sin ningún tipo de sentido no obtendremos ningún tipo de beneficio, ya que la clave de esta actividad consiste en la priorización y jerarquización de los conceptos más importantes, con el fin de resaltarlos para que podamos retenerlos en nuestra cabeza de forma más sencilla y rápida.

Además, también hay muchos pequeños trucos visuales que facilitan la comprensión y memorización, los cuales solo tienes que empezar a incorporar a tu rutina para notar los beneficios.

¿Quieres conocer cuáles son las normas y los trucos más efectivos para mejorar estudiando con el subrayado? ¡Presta atención y toma nota de nuestras recomendaciones!

Normas y trucos para subrayar mejor

Elegir siempre rotuladores fluorescentes

Está demostrado que los rotuladores fluorescentes son la mejor manera de subrayar, ya que están preparados para resaltar visualmente por medio de los colores, y nos evitan el efecto “tachado” que se genera cuando utilizamos bolis o lápices sin mucha precisión. Es importante contar con rotuladores fluorescentes de calidad, por lo que te recomendamos confiar en marcas de contrastada calidad precio como Dequa, los cuales puedes comprar en nuestra tienda online de Serviempresa.

Los colores para el subrayado

Utilizar varios colores es muy útil para la distinción de conceptos y diferenciar la importancia de los contenidos, pero hay que llevar cuidado, ya que utilizar muchos puede ser confuso finalmente.
No se puede establecer una técnica “definitiva”, ya que al final es cada uno quien se conoce y adapta su forma de estudiar. No obstante, suele funcionar muy bien la utilización de dos colores: el primero, el rojo, el cual se memoriza mucho por ser el más llamativo; y el segundo el azul, que resalta de forma menos llamativa que el rojo, para utilizarlo para conceptos más secundarios.
Si no te gustan estos dos colores, puedes cambiar a otras tonalidades, pero siempre con uno “cálido” y otro “frío” más oscuro. Por ejemplo, el amarillo sustituyendo al rojo y el lila apagado sustituyendo al azul también funcionaría igual.

El minimalismo es la clave

El subrayado consiste en la selección, en saber coger sólo lo fundamental de cada párrafo. No es nada recomendable subrayar frases enteras, sino los conceptos clave, a modo de “palabra clave”. Estos conceptos serán los que nos darán la llave para memorizar el resto de la exposición, de forma que podamos redactarla con éxito a la hora de un examen.
Una recomendación muy útil para la gente que le cuesta saber la cantidad de subrayado es tener como norma no subrayar más del 5%/10% de las palabras. Es decir, que si un texto tiene 100 palabras, no podría haber más de 5/10 resaltadas. Aún así, si consiguiéramos menos, mejor, todo depende de la importancia de cada contenido.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>