El ahorro llega a la oficina

Con el nuevo año llegan los buenos propósitos, y con los buenos propósitos las ganas de ahorrar. A menudo gastamos de manera desmedida en la oficina, y aunque no parezca tener importancia, pensemos que estos despilfarros nos quitan de más de un capricho.
  • Energía eléctrica: nada más simple que mantener las luces apagadas cuando no haya nadie en una sala, apagar el aire, etc. A un nivel más profesional podemos revisar los equipos informáticos para asegurarnos de que hacen un consumo eficiente de la energía.
  • Impresión: trata de reducir al mínimo indispensable el volumen de impresión. Fomenta los canales virtuales para la comunicación y el archivo. Escoge las impresoras que mejor se adapten al uso que les vais a dar, es recomendable consultar a un profesional.
  • Papelería: realiza una revisión inicial del material que se consume de forma periódica, y procura siempre adquirir el mínimo, observando las necesidades puntuales que puedan existir. A menudo la norma general es la compra en exceso de estos materiales.

Así evitaremos que pasen cosas como ésta:

Recomendamos aplicar estas sencillas normas en nuestro lugar de trabajo, tampoco es cuestión de imponer reglas estrictas, hay que fomentar la colaboración con el ejemplo ¡y premiar los buenos comportamientos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>