Elegir disco duro

Elegir disco duro para la oficina puede ser una tarea complicada si no sabemos en qué características poner atención. En líneas generales, destacamos tres:

Tamaño: una de las características más influyentes en la elección de discos duros, la capacidad de almacenaje.  Como es lógico, debemos valorar el espacio que requerimos para adquirir un disco que se ajuste a nuestras necesidades, desde 320GB a los 2TB hay un amplio rango de posibilidades en capacidad. Si te cuesta estimar el espacio que requieres piensa en el tipo de documentos que vas a almacenar, los archivos multimedia ocupan más que los textos.

Tamaño físico: un factor que también debemos tener en cuenta es el tamaño físico, de qué espacio disponemos para instalarlo. En general, el tamaño físico del disco es proporcional a su capacidad de almacenaje. Para usar con equipos de sobremesa son habituales los de 3,5 pulgadas, mientras que en los portátiles se suelen emplear los de 2,5 con conectividad USB.

RPM: Revoluciones Por Minuto o velocidad de giro. A mayor velocidad, más rápido accederemos a los datos, pero también mayor precio y consumo. Una vez más, se debe basar la elección en la funcionalidad que vayamos a dar al dispositivo. Si lo utilizas a diario para las tareas cotidianas, quizá te convenga uno más rápido, mientras que si su uso es esporádico, sólo para recuperar algún archivo antiguo, bastará con uno de menor velocidad.

En la compra de dispositivos periféricos tanto para el hogar como para la oficina lo más recomendable es aplicar el sentido común: basa tu elección en la funcionalidad y evitarás pagar por características a las que nunca darás uso.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>