Pizarras de pared

A la hora de pensar en pizarras de pared lo más lógico es pensar en las pizarras que encontrabas en los colegios e institutos, incluso en la Universidad, que eran pizarras colgadas en la pared para poder dar la lección, unas hechas para escribir en ellas a través de rotuladores y otras donde se utilizan las tizas para escribir. Son pizarras de pared que te han acompañado y que aún ahora las puedes encontrar en el mercado y comprarlas pero, ¿sabes que también puedes hacer pizarras de pared en tu hogar y sin necesidad de comprar una pizarra de verdad?

Se trata de las pizarras de papel que se hacen a través de una pintura especial, la llamada pintura magnética que sirve para este cometido. Así te podrás olvidar del panel metálico o de gastarte demasiado dinero en ese tipo de pizarra para hacerla en tu casa, donde tú quieras y al tamaño que quieras.

Hacer en casa pizarras de pared

Para hacer una pared de pizarra tendrás que adquirir antes que nada la pintura que suele ser de color gris oscuro. Has de adquirir la suficiente para varias capas porque la vas a necesitar. Cuantas más capas pongas mayor sujeción y atracción tendrá y mejor será la pizarra. El precio es quizás lo que te puede echar para atrás porque no es barata, pero aún así, con niños de por medio, puede merecer la pena y puedes querer una pizarra más pequeña.

Para saber cuánto necesitarás mide la pared a la que quieres ponerle una pizarra y multiplica el ancho y el largo. Ahora dale un poquito más de margen y piensa que tendrás que darle entre 3-4 capas. Así sabrás el total de pintura que te va a hacer falta.

Antes de ponerte a pintar deberías intentar revisar bien la pared para que no haya agujeros ni grietas. Si no hay estupendo pero, si hay desperfectos, es mejor ocuparse de ellos antes de hacer otra cosa porque, de esa manera, el resultado no será de baja calidad sino de la mejor que puedes tener.

Hecha la pared toca empezar a pintar con un rodillo para que quede mejor. Aplica una primera capa más o menos generosa y deja secar varias horas antes de darle la siguiente capa. Así hasta que esté terminada. Y aún así tienes que esperar unas 8 horas en poder utilizarla.

Ahora bien, ten en cuenta que, para pintar, en este caso con esta pintura, necesitas protegerte los ojos y la boca para evitar inhalar la misma y que puedas sentirte mal.

Si ese color no es uno de los que más te gusta, porque se reconoce que el gris oscuro no es fácil de ponerlo en una habitación, no te preocupes porque podrías usar una pintura normal al agua para pintar encima en el color que tú quieras.

Ahora ya solo tienes que utilizarla como pizarra magnética pero, si quieres escribir con tizas en ella, también hay una pintura especial que convierte parte de la pared en una pizarra para que tus hijos puedan dibujar, ¿te gustaría echarle un vistazo?


1 Comentario

  1. Mi enhorabuena porr muy bueno el post. Saludo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pintura para pizarras de pared | Decomundo - […] ventaja que tienen las pinturas para pizarras de pared es que son muy fáciles de colocar ya que es …

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>